VOTO PROTESTA

Si el voto en blanco tuviera buses y comprara votos, otro fuera el resultado electoral en Colombia. Un experto internacional en transporte me hizo esa anotación antes de las elecciones cuando comentábamos el alto índice de favorabilidad del voto en blanco.

El nivel de abstención del 65% en Bogotá y del 56% a nivel nacional y un acumulado de votos en blanco, no marcados y nulos que totalizan 22.4% en las pasadas elecciones para senado y cámara son un síntoma preocupante de nuestra democracia.

Es probable que buena parte de los votos no marcados y nulos sean una forma de protesta similar a la del voto en blanco, lo cual de confirmarse mediante análisis que actualmente adelante la Registraduría, significaría que la primera fuerza electoral en Colombia actualmente es el voto protesta (22.4%), con un segundo lugar (15.6%) del partido de la U. y un tercer lugar del Centro Democrático.

Si a lo anterior, añadimos la votación por Peñalosa y su favorabilidad actual que indica un empate técnico con Santos, los resultados electorales presentan un nuevo panorama electoral de mayor confrontación y mayor cuestionamiento al establecimiento.    El riesgo político aumenta en la medida en que un porcentaje significativo del electorado ha perdido su fe en el voto.