TUTELATÓN, TUTELITIS, TUTELAMANÍA…

Se estiman en cerca de cinco millones las tutelas desde 1992 y en el primer semestre del 2013 hubo 223 mil tutelas que siguen creciendo cerca al 5% anual. Qué andamiaje jurídico aguantará eso?

El alcalde Petro y sus seguidores han presentado cientos de tutelas buscando atornillarse en la alcaldía de Bogotá (se acuerdan de Chavez en Venezuela y Ortega en Nicaragua?) y no cabe duda sobre las habilidades de Petro para defenderse, utilizando todos los medios que a su alcance pone nuestra bendita constitución.

Los cientos de tutelas en camino y los fallos contradictorios de varios tribunales en Cundinamarca sobre la destitución de Petro, muestran claramente el despelote de nuestro andamiaje jurídico, basado en una constitución enciclopédica y confusa, que genera altos riesgos políticos y sociales.

Muchos otros seguirán el ejemplo de Petro para poner trabas a mandatos judiciales o sentencias de alguna de las IAS (Contraloría, Procuraduría, Fiscalía) que siguen el orden constitucional vigente.

Debemos, por tanto, seguir río arriba hasta encontrar el mal en nuestra constitución, fruto de un sistema educativo enciclopédico, que hace tiempo deberíamos haber reformado, para entronizar una cultura más pragmática y a tono con los cambios del mundo.

El Presidente Santos habla de una segunda vía para refrendar la paz por medio de una consulta popular. Me temo que a medida que avance el caos jurídico y social, generado en buena parte por la estructura constitucional del país, Santos se vea en la necesidad de iniciar un proceso de reforma constitucional. Sin embargo, llegará el momento en que la confusión judicial sea tal, que será mejor borrón y cuenta nueva en materia constitucional.