RIESGO POLÍTICO

Pasadas las elecciones presidenciales, ha disminuido el riesgo político en Colombia y se ha fortalecido la democracia, aunque no sea perfecta y aún queden fallas pendientes por subsanar. Por primera vez en Colombia, la izquierda contribuye al triunfo dentro de una coalición heterogénea y pareciera que la búsqueda de la paz genera mayor pluralidad y entendimiento.

Los riesgos ahora se concentran en la ejecución. Con toda su complejidad, el proceso electoral fue lo más fácil, considerando que cumplir las promesas sociales y sobretodo concretar una paz justa y duradera son tareas muy difíciles y de largo alcance, a las cuales debemos contribuir tanto ganadores como perdedores.

Los avances en los últimos 12 años son considerables en crecimiento económico, reducción de la pobreza, mayorempleo, cobertura en salud, seguridad e inclusión social y esto se logró gracias a  un gobierno que construyó sobre lo que el primero sentó. Errores hubo y algunos podrán ser graves, pero no creo que fueran malintencionados sino buscando el bien del país desde la perspectiva peculiar de cada gobierno, sin nada que no se pueda corregir, pedir perdón y aún sancionar dentro de la ley.  

Estimula en esta pasada elección, la derrota del voto en blanco que disminuyó (respetando el derecho al mismo en conciencia), lo que significa que la campaña de miedos desatada por las partes (muy de moda en estos tiempos de redes sociales, videos e internet), no alcanzó a paralizar sino marginalmente a los electores. 

Miremos el futuro con optimismo. Dentro de las limitaciones propias de nuestra democracia, aún en desarrollo e imperfecta (como todo lo humano), Colombia seguirá avanzando.