PROPÓSITOS DE LA GESTIÓN DE RIESGOS EN EL 2017

Dice Gabriel García Márquez en el cuento “La Prodigiosa Tarde de Baltazar” que al personaje la vida le había dado “muchos motivos para estar alerta, pero ninguno para estar asustado”, lo cual me parece un buen slogan para la gestión de riesgos, que no nos lleve al pánico sino a la acción mesurada y planificada que mitigue los riesgos.

Para el 2017, los analistas coinciden que se ha incrementado la incertidumbre.

 

¿Trump al mando? ¿Reforma tributaria? ¿Implementación del proceso de paz? ¿Menor crecimiento económico mundial por restricciones al libre comercio?

 

En este primer mes del año ha estado en primera plana el escándalo de corrupción de Odebretch, lo que nos lleva a la recomendación general de cuidar la reputación.  Estos escándalos no faltarán en el futuro pues muchos creen que están protegidos porque manejan los pagos ilícitos en efectivo. ¿Pero quién garantiza que el pagador no va a colaborar con la justicia como en este caso? Otros tampoco han captado que el ambiente de control con la fiscalía en manos de una persona competente ha cambiado radicalmente.

 

Para mitigar el riesgo reputacional, mejorar su cultura de honestidad y complimiento y ser socialmente responsable, considere estas sencillas recomendaciones:

 

1.     Piense y de prioridad al BIEN COMÚN

2.     Sea humilde y comprometido

3.     Utilice un discurso social

4.     Sea claro, sencillo y coherente en su discurso

5.     Cuide su lenguaje corporal pues este representa el 80% de su mensaje

 

Para empezar a cambiar la cultura, todos debemos pensar y dar prioridad al bien común. Y para mitigar los riesgos que no faltan y dormir mejor, hagamos, empezando el año, un buen mapa de riesgos empresariales.