EL POT DE PETRO Y SUS RIESGOS

Los de Petro ya están claros: ser destituido por el lio de las basuras o por decretar el POT por encima del Consejo o ser revocado por mandato popular. Los del POT son más complejos y de mayor impacto. Lo que vendrá seguramente es una larga pelea legal mientras se determina, primero, a quien compete fallar sobre la legalidad del POT, proceso que según el alcalde compete al Consejo de Estado, y luego el fallo mismo, un proceso de al menos dos años durante los cuales el POT rige.

 

Para efectos prácticos, este POT es de alto impacto. Los aislamientos mínimos,  las cargas urbanísticas y las cargas VIP hacen inviable la construcción en altura sobre lotes pequeños. Bogotá podría convertirse en una ciudad bella y muy equitativa con los aislamientos y cargas del POT, pero es esto económicamente viable? Un cambio tan radical es muy difícil de implementar sin un consenso mínimo. Sencillamente, para pequeños y grandes no parece factible económicamente.

Lo primero que impresiona del decreto 364 de Agosto 26, 2013 que “modifica excepcionalmente las normas urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá D.C.,  es su extensión de  565 artículos que supera los de la Constitución Nacional (380 artículos). Ambas estructuras legales, sin embargo, van en la misma línea del realismo mágico de abarcar y reinventar mucho (y de paso enredar más de una cosa).  Para reinventar, se derogan los decretos 619 del 2000, 469 del 2003 y 190 del 2004 y todo el acuerdo 13 (menos art 7 y 9 del mismo). Es como borrón y cuenta nueva.

Para enredar, entre otras, el art 454 establece que “se podrán constituir zonas de reserva campesina en el DC” y que “se podrán constituir zonas de resguardos indígenas muiscas en el DC”, al menos para esta últimaautorización “…, previo el cumplimiento de la normatividad de orden nacional vigente sobre el particular.” Nos queda la duda de si bajo el ordenamiento jurídico actual estas sean competencias del alcalde del Distrito Capital.

Entrando en los riesgos, es positivo que se incorpore en el POT el análisis de riesgo en el capítulo VI, artículos 94 y siguientes.  Desde el art 94 se establece que “se aplicarán los principios contenidos en el Art 3 de la  ley 1523 2012, la cual adoptó “…la política nacional de gestión del riesgo de desastres… y se establece el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres…”

Se instruye, además (art 96 numeral6): “Elaborar un análisis de riesgo de desastres, para todos los proyectos de inversión pública y privada que se concreten en el territorio distrital en coherencia con el art 38 de la 3 ley 1523 2012. Estos análisis y su procedimiento de adopción deberá ser definidos en el Plan Distrital de Gestión de Riesgos”.  Estos “… análisis específicos de riesgo y planes de contingencia deberán ser realizados por todas las entidades públicas o privadas encargadas de la prestación de servicios públicos y/o sociales que ejecuten obras civiles de alto impactoque desarrollen actividades industriales o de otro tipo que puedan significar riesgo de desastre para la sociedad conforme a lo establecido en la ley 1523 2012 y las que defina el Plan Distrital de Gestión de Riesgos” (art 104).

Levantar un mapa de riesgo va a ser mandatorio para identificar, evaluar y gestionar los riesgos, al menos para las obras civiles de alto impacto. Falta ver quién lo hará  y cómo se determinarán las normas, planes y procedimientos para gestionar integralmente el riesgo. Cuánto tiempo llevará crear los organismos a cargo y luego los procedimientos necesarios?

El POT cubre múltiples riesgos tales como: desabastecimiento de agua (art 130), islas de calor (como reemplazo de coberturas vegetales por superficies endurecidas - art 131), recuperación del proceso hidrológico (art 132), desabastecimiento energético (art 133), cambio climático (art 135 y ss), incendios forestales (art 144) y otros.

La tarea es larga, pero el D.C. se moderniza en línea con el gobierno nacional al establecer una cultura y procedimientos de riesgo que contribuyan a la sostenibilidad y eficiencia de la ciudad.